Las diversas afectaciones a la vida cotidiana, derivadas de la ola de contagios por la variante Ómicron, emanan de la situación económica ahondada por la escasez de fuerza de trabajo debido a la ausencia laboral, consideró el coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la Facultad de Economía de la UNAM, Eduardo Loría Díaz de Guzmán. Según informa la Máxima Casa de Estudios del país, el especialista universitario advirtió que debido a los contagios pueden generarse de 1.5 a dos millones de incapacidades laborales en México.

“Eso puede tener efectos productivos importantes, y efectos de gasto público, porque tal cantidad de incapacidades podrían traducirse en erogaciones adicionales del IMSS, y además obstaculizar el flujo normal de producción de bienes y servicios en toda la economía lo cual podría, a su vez, colocar más presión a la inflación”, explicó. Asimismo, señaló que cuando se habla de incapacidades, es referente a la población que se enferma y que estará así durante una o dos semanas.

Y aunque la tasa de mortalidad y letalidad han bajado respecto al mismo periodo del año anterior, hay mayor número de gente que se ausenta de su actividad laboral. Sostuvo que las cadenas de suministro seguirán afectadas en el mundo, no solamente en nuestro país. “Estamos enfrentando esta variante con tasas de inflación muy altas, de alrededor del 7.4 por ciento que fue como cerramos el año anterior, esto hace pensar que pueda mantenerse la inflación aún elevada».

Fuente: Sol de Hidalgo