Hogar Mundo Eran otros tiempos.. animaciones de Warner ¿antifascistas?

Eran otros tiempos.. animaciones de Warner ¿antifascistas?

por Líneas Libres
eran-otros-tiempos.-animaciones-de-warner-¿antifascistas?

Eran otros tiempos.. animaciones de Warner ¿antifascistas?

El argumento de Rapsodia Rusa es indicativo de la visión que el público estadounidense tenía de la Segunda Guerra Mundial en 1944: Hitler es representado como un amante de la guerra que está destinado a perder.

CIUDAD DE MÉXICO

Hitler se sube a un bombardero para destruir personalmente Moscú. De camino a la URSS, se encuentra con los “gremlins del Kremlin” que destrozan su avión y arruinan su malvado plan.

No se trata de la peor pesadilla de Hitler, sino del argumento de unos dibujos animados producidos en mayo de 1944 por Warner Bros. y un equipo de animadores estadounidenses que crearían los famosos Looney Tunes unos años más tarde.

‘John Dillermand’: la caricatura con pene extralargo ¿apta para niñ@s?  

El argumento de Rapsodia Rusa es indicativo de la visión que el público estadounidense tenía de la Segunda Guerra Mundial en 1944: Hitler es representado como un amante de la guerra que está destinado a perder.

En la caricatura, frustrado por los fracasos de la Wehrmacht, Hitler declara que pilotará personalmente un bombardero para destruir Moscú, la capital de la URSS. De camino a la ciudad, los gremlins -criaturas traviesas que, según se cree, causan averías en los aviones y otras maquinarias- empiezan a desmantelar el avión de guerra nazi sin que Hitler se dé cuenta.

Las molestas criaturas se vuelven locas con el equipo del avión, destruyéndolo mientras cantan “Somos gremlins del Kremlin” al son de melodías rusas clásicas como Ojos negros o La canción de los remeros del Volga.

Junto a ellos cantan otros gremlins:

Somos gremlins del Kremlin

Da da da da

Somos gremlins del Kremlin

Da da da da da

Soy un gremlin del Kremlin

Oh

Somos gremlins rusos

En el cielo encontramos

los aviones de Schicklgruber.

Los estrellamos contra el suelo,

No hay nada que nos guste más que destrozar los Messerschmitts

Y enviar en pedacitos a la tierra bombarderos pesados.

Napoleón y su ejército nunca llegaron a primera base. 

Ahora empujaremos a esos asquerosos nazis hasta la cara de ‘der fuehrer’

Estamos aquí, estamos allí, estamos en todas partes

Estamos en el pelo de los nazis

Y cuando tratan de atraparnos

somos los pequeños hombres… que no estaban allí

Somos los hombrecitos que no estaban allí.

Tras los cinco minutos que dura el maltrato al desprevenido Hitler, los gremlins revelan su presencia y echan al líder nazi del bombardero y lo lanzan en caída libre. Hitler llega a tierra firme e intenta protegerse de la caída del bombardero, pero el avión acaba golpeándolo y enterrándolo vivo, mientras se crea una lápida hecha con la cola del avión.

El dibujo animado, de siete minutos de duración, termina con una toma final de un gremlin que golpea a Hitler con un mazo.

En cierto modo, Rapsodia rusa bien podría haber sido un mensaje personal de Warner Bros a la Alemania nazi, ya que el aspecto de los gremlins estaba basado en los empleados del departamento de animación de la propia Warner Bros.

Sin más preámbulos, AQUÍ TE DEJAMOS EL CAPÍTULO:

Puedes leer la nota original en

*Este contenido es publicado con autorización de Russia Beyond The Headlines.

***MJPR***

La ley de derechos de autor prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Excélsior sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario